domingo, 25 de noviembre de 2012

 La soledad
 
Belkis Cuza Malé
 
        A decir verdad, desde que nací hasta que salí en abril de 1979 de Cuba, mi patria de origen, nunca oí a nadie quejarse de sentirse solo.  Pensarán que estoy diciendo una tontería, pero quiero que me crean, no tengo por qué mentirles: la soledad se me hizo patente cuando viviendo ya en este país le oi decir a un amigo que se sentía muy solo.
        En realidad lo estaba. Pasaba de los sesenta, vivía solo en un pequeño apartamento en el ático de una antigua casa de madera en la ciudad de Elizabeth, New Jersey, y su hija, aunque residía también en la ciudad, no estaba con él. Nuestro amigo era un lector empedernido, y también un fumador de esos que se rodean de una nube de humo el santo día.  Los sábados, Alberto, que así se llamaba él, tomaba  temprano el tren para venir a visitarnos. Ese trayecto de una hora, que lo llevaba hasta Princeton, donde residíamos entonces, y que mi esposo lo esperara en la estación, eran para él su única alegría.  Estaba en casa hasta el domingo, y durante todo ese tiempo no cesaba yo de leerle en voz alta mis artículos o cualquier capítulo de esos libros que entonces estaban en proceso de escritura y que él degustaba con verdadero placer.  Eso, entre descansos concedidos para yo preparar la comida, y que él aprovechaba para tomarse sus copas de vino, y fumarse sus incansables cigarrillos (gracias a Dios, en el jardín o en el patio).
        Fue a él a quien primero oí hablar de la soledad que padecía:  "Tú no sabes lo que es levantarse solo, comer solo, e irse a dormir solo", decía mientras ponía cara triste.
        Hasta entonces, pensaba que Alberto se sentía realizado, y el hombre más feliz de la tierra, porque aunque viudo hacía años, necesitaba de esa soledad para leer todo lo que leía, para fumarse sus cigarrillos y beberse sus vasos de vino. ¿Cómo y por qué sentirse solo si tenía relativamente cerca a su hija y a su nieto, si nos tenía a nosotros, sus amigos de toda una vida, con los que podía compartir alegrías y penas?
        Sin duda, bebía para alejar esa soledad de su espíritu, para divagar y levantar el ánimo y quizás sentirse un poco feliz con la sangre alborotada por el alcohol. Lo terrible era saber que no podíamos hacer nada para remediar su soledad, porque la pena iba por dentro, ese espíritu de soledad que lo acompañaba lo mortificaría siempre, a menos que él encontrase la razón de vivir en Dios.
        Pero nuestro amigo era una de esas personas que dudan de todo lo que no pueden ver con sus ojos físicos.  Para él Dios castigaba, si existia, y por eso su esposa había muerto relativamente joven, decía, y lo estaba castigando a él porque había tenido que dejar su isla preciosa para vivir encaramado en un ático, en una ciudad industrial, fría y monótona, con gentes que hablaban una lengua que él apenas si entendía.
        Un día se volvió a casar, para asegurarse de que tendría compañía en la vejez, pero no tardó mucho en divorciarse por incompatibilidad de caracteres.  Y luego, al cabo de un año contrajo de nuevo matrimonio, esta vez con una señora colombiana con la que parecía sentirse a gusto.  Hasta su muerte, ocurrida en enero de 1995 a consecuencias de un ataque al corazón, no dejó nunca de sentirse solo.  Y es óbvia la razón: nunca buscó ni encontró a Dios.
        Sé que algunos de los que me leen van a contradecirme, van a responder que creen en Dios, asisten los domingos a la iglesia, pero continúan sintiéndose solos.  Hombres y mujeres. Y no lo dudo, sencillamente creen en un dios habitando muy lejos, en el cielo, sólo eso, muy apartado de todos nosotros. Un dios que castiga y no hace caso de nuestras súplicas. !Qué equivocados!
        Ese dios no es el mismo que está dentro de cada uno de nosotros, ése es un dios inerte, de fotografía. Dios, bien dice el Evangelio de San Juan 1:4: "En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres".
        Sí, en Dios está la vida, es decir, todo: nuestra misión y nuestra sabiduría para encontrar la razón de nuestra existencia.  Caemos en el vacío existencial cuando opacamos a Dios, cuando olvidamos que éste envió a su hijo, que se hizo carne en Jesús, para redimirnos del pecado y de la muerte.  Y que nacimos con él de nuevo cuando él resucitó. Jesús es nuestro Salvador y no habrá aspereza de este mundo, ni dolor, ni pena, ni soledad que no se pueda vencer con él.
        La soledad de nuestro amigo Alberto hubiera tenido fin sólo con buscar a Dios, con encontrar a Jesús y hacer suyos los versos que nos recuerdan que con Cristo todo lo podemos, pues nos fortalece. 
       Estamos ya acercándonos a la Navidad, y para algunos es tiempo no de regocijo, sino de tristeza y de soledad.  Si Cristo no está presente en sus vidas, poco podrán hacer el dinero, las fiestas, la familia, el intercambio de regalos, las luces de los arbolitos y el tintineo de campanas.  Así sean ricos o pobres, les faltará lo esencial: la fe en Dios, el reconocer que con su fuerza poderosa y sus bendiciones, no hay soledad posible.
        Si ese es su caso, amigo lector, dejé que Dios, como dice el Profeta Isaías anunciando la llegada del Mesías, ponga su Espíritu sobre usted. Abandone ese espíritu de egoismo que lo hace sentirse solo. No viva para regodearse en su tristeza, pregúntese quién lo necesita, quién necesita que usted le dé una mano. Haga que Jesús esté más vivo que nunca dentro de usted. Recuerde que Dios es amor. Reparta amor.
        Muchas bendiciones, en el nombre de Jesús.
 
Nota: Si necesitan ayuda con sus problemas, si están deprimidos, faltos de amor, solos, sin trabajo y esperanza, por favor, comuníquense conmigo a cualquier hora al  (786) 975-5709  y oraré con ustedes. Y les daré Palabra de Profecía. O enviénme un mensaje a BelkisBell@Aol.com. Con Dios todo es posible.
Les invito a que me visiten en mi blog: http://www.belkiscentrodeesperanza.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada